El blog del curso Crítica de Arte II (UPRM)

Por: Dailyn Gomez Serrano

Durante los años 90, el performance empezó a tomar auge en la sociedad. Para el arte, el mismo es llamado Art Performance y tiene un significado de arte en vivo. En este se constituyen acciones de varias personas o grupos que se efectúa en un lugar y en un tiempo determinado.  En algunas ocasiones el performance se presenta tanto en actividades importantes, como en manifestaciones de protesta. Algunas de estas críticas van desde defender casos como: el abuso contra los niños, contra los animales y a veces hasta evitar el cierre de alguna empresa, o simplemente hacerlo para llamar la atención de las personas.  Muchos de estos actos están compuestos por bailes, actuaciones y/o hasta magia. De paso, muchos de ellos logran que los espectadores se sientan parte del mismo acto, ganándose así el apoyo de los mismos. De igual forma podemos encontrar el performance en diferentes anuncios de televisión y películas, como parte de propagandas. Existen también otros performances que llevan como objetivo el simple hecho de impresionar, y en ocasiones hasta hacer reír a las personas sin decir una simple palabra. Es bien interesante sentarse y ver por internet, o cualquier otro medio, la variedad de escenas creativas que hay para expresar nuestro sentir. Estos son vistos por miles de personas en el mundo, las cuales aplauden la valentía de los integrantes. Por otra parte, esta historia no es la misma para ciertos grupos de personas, ya que no a toda la gente les resulta muy agradable verlos, ya sea porque les parece aburrido y sin sentido, o por su status social.  Para mí, es muy difícil ver como ciertas personas no pueden apreciar esto como arte, o como una forma de libre expresión. Sólo me pregunto: ¿Será necesario llamar a esto un acto delictivo?

Como escribí anteriormente, este tipo de arte es repudiado por ciertos grupos y clases sociales. Estos en ocasiones lo ven como una amenaza, ya que muchos de estos actos se hacen para defender una causa y, en la mayoría de los casos, se logra completar los objetivos o tocar el corazón de quien amerita. Otras personas lo ven como un simple baile más, pero en realidad es mucho más que eso. Para mí, los performances son la mejor forma de dejar saber nuestro sentir. Por tanto, decidí buscar un buen ejemplo para representar lo dicho anteriormente.  Uno de estos performances se encuentra en la película “Step Up Revolution”.  Esta cinta, es la cuarta entrega de la serie exitosa de “Step Up”.  La misma fue dirigida por Scott Speer, producida por John M. Chu y protagonizada por Ryan Guzmán (Sean Asa) y Kathryn McCormick (Emily Anderson). La entrega se desarrolló o tomo lugar en varias partes de Miami. Esta película, además de tener una trama cautivadora, trae consigo diferentes escenarios donde el protagonista y su grupo de baile llamado los “MOB”, hacían de manera estratégica, y en un lugar predeterminado (poco común) diferentes performances para llamar la atención de público. Esta película nos relata una historia donde unos jóvenes tienen que luchar por defenderse de las personas de alto nivel social, quienes tienen una empresa y desean arrebatarle sus casas para hacer propiedades inmobiliarias más costosas para personas pudientes.

Image

Sean y el grupo “MOB”, para poder expresar su sentir, se disponen a hacer un performance con la intención de  advertir que no son un pueblo callado. Estos deciden hacer una amigable visita a la compañía del padre de Emily,  para que desista de la idea y no pretenda despojarlos de su hogar.  Su performance tiene una duración de 2:51. El mismo comienza cuando algunos de los integrantes del  grupo comienzan a quedar paralizados. Y apareciendo como un camaleón desde el interior de la multitud empresarial, el resto del grupo comienza a bajar por una escalera eléctrica, todos vestidos con un gabán azul, corbata y sombrero. Ellos empiezan a hacer pasos al ritmo de la música que, en mi opinión, estaba perfecta para la ocasión.  Otros integrantes ya estaban en la parte de abajo parados como estatuas, igualmente vestidos con unos maletines en sus manos, esperando a que los demás integrantes del grupo llegaran para realizar su acto. Mientras estos están haciendo la escena, pasaban varias cosas: del techo del edificio iban descendiendo miles de dólares en efectivo, y afuera del edificio varios integrantes lograban ensamblar un robot. Trabajadores y otras personas se detienen por curiosidad a ver lo que está sucediendo en este lugar, dado a la fama adquirida por el grupo en el desarrollo del filme.

ImageCómo introduje, con este baile ellos intentan convencer a los jefes de la alta jerarquía de la compañía, que no es justo lo que están haciendo con ellos. Podemos notarlo, gracias a que los bailarines, desde que invadieron el lugar, tenían una actitud rebelde y queriéndonos decir “Estamos aquí para luchar por nosotros”. Otra estrategia utilizada por los mismos, es la ropa que utilizaron, pues la misma protege su identidad y a la misma vez los hace ver más interesante. A muchos les sorprende la vestimenta de los bailarines, quienes llevan atuendos similares a los de los demás trabajadores en la empresa. Verles así vestidos, igual que sus espectadores dentro de la película, y que para colmo estén bailando de esa manera, les confunde, y les hace preguntarse: “¿¡Qué es lo que pasa aquí?!” Una de las cosas que más nos detiene a pensar a los espectadores (tanto los que están dentro de la cinta, como los que la estamos viendo por TV), es ver la forma en que fácilmente se deshacen del dinero. O sea, la acción habla por sí sola; ¿Cómo van a desperdiciar el dinero que iba descendiendo al suelo mientras ellos bailaban? Sino, era como queriendo decir: “Ni tu dinero, ni todo el dinero del mundo, va a comprar lo que nos pertenece”. Terminan su acto con la construcción de una escultura robótica, la cual hacía uso de un maletín, representando el hombre empresario clásico. Dentro del maletín que tenía en sus manos había más dinero en efectivo y unas palabras que decían: “We are not for sale” o sea “No estamos en venta”. Sin embargo, esta escena no rindió los frutos para lograr lo que MOB estaba buscando.  Consiguieron, que muchos los apoyaran y de la misma forma que otros los trataran como vándalos, ya  que esto enfureció más aun a los jefes que intentaban hacer el contrato. Lo que sí pudieron hacer fue llevar el mensaje de que no iban a descansar hasta recuperar lo que les pertenecía.

Ahora les hago la pregunta nuevamente: ¿Es el performance verdaderamente un delito para la sociedad? En primer lugar, en mi opinión, ellos no hicieron nada malo, solo hicieron el uso del arte para expresarse. ¿Que hicieron alteración a la Paz? Para mi entender, no. Pienso que fue la mejor manera de hacer una manifestación, no le hicieron daño a nadie,  solo dejaron saber que ellos son seres humanos y que por tal razón tienen derecho a luchar por lo suyo. Por último, deseo aclarar que siempre y cuando las cosas se hagan sin ofender a nadie, y sin dañar lo ajeno pueden hacerse. Para cerrar este capítulo, me atrevería a decir, que si todos resolviéramos los problemas de esta forma, serian muy pocas las desgracias que ocurrirían en este mundo.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s

Tag Cloud

%d bloggers like this: