El blog del curso Crítica de Arte II (UPRM)

Por: Bárbara W. Pérez Rodríguez

“Realmente soy un soñador práctico; mis sueños no son bagatelas en el aire. Lo que yo quiero es convertir mis sueños en realidad.” ~Mahatma Gandhi

Desde la antigüedad el arte ha sido muy importante para la humanidad. Y aunque profesionalmente no es visto o aceptado con la misma importancia que otras carreras (a excepción de aquellos a quienes les apasiona), hoy día existen muchos artistas de todas las edades  que viven con la esperanza de hacerse notar, de dejar un legado artístico, y que sueñan con que en un futuro su nombre trascienda y resuene con tanto prestigio como los de Da Vinci, Dali, y hasta Picasso.

Hace algunos años surgió un auge por las series de tele-realidad, mejor conocidas como “reality shows”. En su mayoría cubren la vida privada de artistas famosos, competencias de modelaje, de voz, de baile, en fin, de un sinnúmero de temas que hacen de los televidentes sus fieles seguidores. Y aunque son muy pocas las ocasiones en las que disfruto de este tipo de televisión, esto por su carácter patético y melodramático, admitiré que hubo uno en particular que me simpatizó. Y no por un interés en la vida de cada uno de sus protagonistas, sino más bien por el cometido de su producción para con los afortunados artistas que obtuvieron la oportunidad de competir por el gran premio. Se trata de una competencia de arte.

Se preguntarán que tiene de particular este programa que me resultó tan cautivador. Así que, les explicaré la causa de mi interés. Es la realidad de muchas personas que al anunciar su deseo de estudiar para una carrera en arte,  tienen que soportar toda clase de burlas, cuestiones, y comentarios de desaprobación por parte de sus allegados o cualquier otra persona que intente hacerles renunciar a tal decisión. “¿De qué vas a vivir?”, “¡¿Artista?¡ ¡Eso no es una carrera!” Y es que por más seguro que se esté sobre ello, ese tipo de preguntas ponen a pensar a cualquiera. Pues es que hay que admitir que, aunque nada es imposible, lograr un cometido como este, de vivir la vida dependiendo única y exclusivamente de un sueldo de artista, no es una tarea fácil. Entonces, ser partícipe de una competencia como esta, les hizo dar un paso adelante en la búsqueda de ese sueño. Les proporcionó gran parte de las herramientas que están tan lejanas para muchos otros, sobretodo exposición.

Evidentemente, para un artista lograr el éxito y la fama no le es suficiente tener  talento. Una conclusión a la que he llegado mientras he estudiado el arte, es que para hacerte notar tienes que probarle a un experto tu valor.  Necesitas conocer personas, pero personas importantes, que apoyen y apadrinen tu trabajo a fin de distinguirte entre la elite del arte; coleccionistas, galeristas y demás. Sucede que ni siquiera para un experto resultaría fácil la tarea de encontrar a simple vista un diamante en un balde de circonios. Es por esto que indudablemente, la exposición que le brindó este programa a cada uno de los artistas marcaría en ellos un momento importante para sus carreras. Y es que el mismo funcionó como un filtro porque, incluso siendo eliminados, habrían tenido la oportunidad de darse a conocer a un público muy amplio, internacional, un detalle que aunque puede ser un arma de doble filo, resulta ser una necesidad para algunos artistas: que se hable de ellos, bueno o malo, pero que sean tema de conversación entre el público.

“Work of Art: The Next Great Artist”, producido por Sarah Jessica Parker, buscaba encontrar nuevos talentos en la industria del arte y hacerlos conocer. El programa logró transmitir dos temporadas. La primera comenzó en junio de 2010, y la segunda en octubre de 2011. Cada una de ellas logró reunir un grupo de catorce artistas en cada temporada. Algunos de ellos contaban con preparación y experiencias previas en el ámbito del arte, y otros podríamos haberlos considerado amateurs. Compitieron entre sí bajo la dirección de un jurado compuesto por una elite del mundo del arte; Jeanne Greenberg Rohatyn, consultora de arte, curadora, galerista y coleccionista; Jerry Saltz, crítico de arte, dos veces finalista al Premio Pulitzer en Crítica; Bill Powers, dueño de Half Gallery en Nueva York , co-fundador de ExhibitionA.com, y escritor de arte en prominentes revistas tales como The New York Times, Muse y Vanity Fair. Otra que además de formar parte del jurado ejerció como anfitriona, fue la modelo y actriz China Chow, quien creció rodeada de importantes artistas tales como Keith Haring, Andy Warhol y Jean-Michel Basquiat. Además, contaban con la participación de nada más y nada menos que Simon de Pury, un importante subastador de arte, quien fuese presidente durante 12 años (hasta el pasado diciembre) de la casa de subastas Phillips de Pury & Company, y quien tendría el cargo de mentor de los artistas participantes.

Por si fuera poca la enriquecedora experiencia de trabajar mano a mano con tantos artistas, recibiendo el consejo y la guía de parte de los más conocidos y prestigiosos conocedores,  críticos y galerista, el premio para el ganador constaba de una exhibición “solo” en el Museo de Brooklyn, y cien mil dólares en efectivo. Nada mal para un artista soñador, ¿no creen?

En un taller colectivo de catorce artistas con un estilo y formación particular, la producción les encomendaba la creación de una obra original brindándoles un tema que debía ser abarcado en cualquier medio que desearan trabajarla, sin limitaciones. Los artistas tendrían entre pocas horas, a dos o tres días para trabajar en ellas. Luego serían evaluados por el jurado, quienes eliminarían a uno de los participantes en cada ronda.

Puesto que  a través de la historia del arte se han ido desarrollando diferentes movimientos, estilos, medios y técnicas, algunos podrían resultar un tanto repetitivos cuando los artistas contemporáneos los trabaja. Así que este sería uno de los principales retos para cada uno de los participantes: probar su capacidad, su destreza y maestría para seguir innovando  el arte y cautivando al público.

En la primera temporada el ganador fue Abdi Farah, quien para entonces tenía apenas  23 años y acaba de graduarse de la Universidad de Pennsylvania. Farah había sido uno de los ganadores del premio “Scholastics Art and Writing Gold Portfolio” y había sido nombrado Erudito Presidencial en las Artes, lo que le concedió una reunión con el Presidente de los Estados Unidos en el 2008. Su exposición, compuesta de diez obras de arte trabajadas en diferentes medios, fue puesta en el Museo de Brooklyn el 17 de octubre de 2010.

Brooklyn Museum: Exhibitions: Work of Art: Abdi Farah

En la segunda temporada, la ganadora fue Kymia Nawabi, de 30 años y con estudios graduados de la Universidad de Florida. Nawabi quien ya había tenido oportunidades; pues anteriormente fue ganadora de varias residencias prestigiosas, y había logrado exhibir en espacios como la Bienal Internacional del Museo de Queens. Su exhibición “solo” en el Museo de Brooklyn el 5 de febrero de 2012.

Brooklyn Museum: Exhibitions: Work of Art: Kymia Nawabi

Tristemente en agosto de 2012 se anunció que el programa no continuaría una tercera temporada porque la cadena transmisora, Bravo, decidió no renovar el contrato. Sin embargo, los productores del programa no descartaron buscar ofertas en otros canales para continuar. Este programa logró abrirles puertas a 28 artistas con sueños por cumplir. Aunque unos más afortunados que otros, seguramente todos obtuvieron un beneficio del mismo. Peregrine Honing, una de las participantes, y finalista de la primera temporada podría ser un perfecto ejemplo. Pues luego de su salida del programa tuvo la oportunidad de presentar sus trabajos y experiencia durante el mismo, ante el público en la Galería de la Colación de Artistas de la Ciudad de Kansas.

Sin duda alguna, una nueva temporada de este “reality show” sería un total éxito para cualquier cadena televisiva que les diera la oportunidad a sus productores para continuar con este cometido en las artes. Seguramente hay cientos de artistas que esperan la noticia de su regreso para luchar por la oportunidad de cumplir su sueño.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s

Tag Cloud

%d bloggers like this: