El blog del curso Crítica de Arte II (UPRM)

Por: Krystle S. Vázquez Camacho

Image

“Supermarket Lady”, de Duane Hanson (1970)

Duane Hanson fue una figura artística estadounidense que destacó durante los años sesentas hasta mediados de los noventas. Este artista singular, se desarrolló a la par con los movimientos artísticos del Expresionismo Abstracto y el Pop Art, pero no está vinculado a ninguno de estos estilos. Por el contrario, Hanson concibió un nuevo movimiento denominado Hiperrealismo que va más allá del realismo establecido en las obras del Pop Art de Andy Warhol. A pesar de su alejamiento con esta tendencia artística, el Hiperrealismo adoptó dos ideas planteadas por Warhol, siendo estas basadas en importancia de los temas cotidianos y triviales ligados con el realismo, el cual fue llevado de manera extrema. Por lo tanto, Hanson representa el surrealismo en esculturas que son completamente figurativas y exageradamente realistas, que a su vez se alejan del minimalismo y la frivolidad que predominaban en las otras corrientes artísticas de esa época (Red, Arte en la, 2008).

Este afamado escultor contemporáneo se dedicó a la manifestación de esculturas figurativas empleando el tema de la persona de modo que parecen estar vivos. Para la creación de sus obras, Hanson, se inspiró en el modelo del ciudadano común norteamericano que los demás no prestan atención o simplemente son invisibles ante la sociedad. De esta forma, lleva una crítica constructiva sobre lo que las personas llaman un “sueño americano” pero que lamentablemente estos individuos piensan que son parte de este tratando de corresponder a la sociedad que simplemente no pertenecen a él. Hanson utiliza como modelos ciudadanos de clase media, anónimos, ausentes o excluidos de cualquier edad, raza, color, y también transforma estos personajes que para el mundo son invisibles en visibles, convirtiéndolos en protagonistas de la exposición. En todas sus obras se contempla una mirada distinta que nos lleva a idealizar y analizar cada uno de sus pensamientos resaltando la ironía de sus vidas y a su vez creando un impacto con el espectador que de alguna manera, se identifica con la persona o la rechaza. Esa es la idea, crear un juego con la realidad y del mismo modo una sensación de inquietud y desestabilización al momento de tropezar con ellas .Tal es su impacto que incluso cualquiera puede llegar a identificarse con alguna de sus esculturas, pues en todo caso, son basadas en temas sociales que aún se viven no solo en Estados Unidos, sino en todos los países desarrollados (Red, Arte en la, 2008).

Estas esculturas están inspiradas en temas sociales tales como el consumismo, la mirada de la clase trabajadora, los estereotipos, los actos ilícitos, el turismo entre otros. Sus figuras son mayormente de personas obesas, ancianas, deformes y ordinarias pero a la vez, Hanson expone las realidades psicológicas a través de la presencia física de sus esculturas mostrándolas con miradas de desilusión, cansancio, frustración y nostalgia. Sin embargo, lo importante de estas obras es que todas tienen una vivencia propia y van más allá del canon de belleza o solo tratan de encajar dentro del régimen idealizado de una persona hermosa y perfecta implantada en la sociedad. Este conjunto de obras escultóricas forman parte de una colección llamada “American Dream” donde el artista refleja de forma exagerada las situaciones y condiciones que atravesaba la sociedad de esa época y que, en la actualidad, seguimos presenciando el mismo problema (García).

Por otro lado, para la formación de estas esculturas concebidas en tamaño natural, Hanson utilizó la técnica de vaciado en escayola para la fabricación del molde, luego emplea el polivinilo, fibra de vidrio, bronce o resina epoxi, y después se pintan a mano con una precisión impresionante, de modo que aparentan ser de carne y hueso. Culminando con la colocación de accesorios como la vestimenta, el cabello, entre otros. Por lo tanto, cada escultura individualizada creada por Hanson va acompañada con un objeto y atuendo que complementa su carácter y personalidad utilizando objetos de la vida diaria. Mediante este repuesto escultórico se hace posible el reconocimiento e identificación por parte del espectador con el personaje representado. A partir de esta operación, estas esculturas dejan de ser vistas como sujetos extraños y amenazantes que logran alcanzar la atención merecida por el público que los observa. Tal es el caso de una de sus obras más reconocidas titulada “Supermarket Lady”, donde se trata uno de muchos temas sociales como lo es el consumismo (García).

La obra artística conocida como “Supermarket Lady” fue creada en el año 1969-1970. Es una escultura exenta tridimensional hecha con los materiales de resina de polivinilo y fibra de cristal policromada en pintura de aceite, acompañado con un carro de supermercado de metal, vestimenta y compra reproducida en tamaño real. Esta escultura Hiperrealista, perteneciente a su colección de American Dream, plasma la vivencia de una mujer que intenta pertenecer a una vida al estilo americano exitoso (Kleiner, 2011).

En este relieve se representa una mujer obesa de la época de los setenta de aproximadamente treinta cinco años de edad. En su cuerpo se resaltan las venas varicosas y algunos moretones. También tiene rolos acompañados con un pañuelo de satín de color amarillo en su cabello, el cual puede indicar que realiza sus compras en la mañana o simplemente los utiliza todo el día. Como vestimenta utiliza zapatillas azul celeste, una blusa rosada y una falda azul marino ambas están ajustados a su cuerpo. Ella está caminando con un carrito de supermercado lleno de comida, que por cierto no son nada saludables y algunos artículos de necesidad. Toda esta comida chatarra nos lleva a entender el porqué de su obesidad. Además, esta fémina tiene un cigarrillo en su boca y lo va fumando mientras hace compras, cosa que era muy común para la época en que fue realizada. Esto nuevamente sirve de testimonio del tipo de vida insana al que esta mujer se encuentra sometida. En lo que concierne a sus accesorios, carga en su brazo izquierdo una cartera negra y tiene un collar amarillo en su cuello. El color amarillo en el aspecto psicológico simboliza envidia y también se puede referir a los productos de consumo rápido en masas y de bajo precio, en otras palabras comida rápida (Kauak, 2008). Lo que el autor nos quiere dejar saber, de una forma directa y concisa es que la obra se refiere al tema del consumo excesivo. Primeramente, utiliza la obesidad de la mujer, luego el carro de compras completamente lleno de comida y el color del collar.

En su aspecto psicológico, esta dama se ve agotada, preocupada y triste. Su mirada está perdida, no mira a su alrededor y se ve que se siente como si estuviera distante o no perteneciera a ese mundo del que quiere ser partícipe. Además, ese mundo la está controlando y la lleva a ser una persona poco admirable, que cae en lo grotesco. A través de esta distancia establecida es qué el espectador puede caer en cuenta de lo que sucede y en que se basa nuestro estilo de vida y diario vivir.   Asimismo, dejándonos llevar por toda la comida en su carro parece ser una compradora compulsiva de comida rápida que ni siquiera tiene que confeccionar ella misma. Este acto de compras es una rutina que sigue a diario y que, al parecer, ya le resulta aburrido. Si nos dejamos llevar por los estereotipos, esta mujer aparenta ser una persona desorganizada; al parecer no le interesa mucho lo que las demás personas opinen sobre su atuendo. Por tanto, al intentar ser parte de la sociedad consumista, se está haciendo un gran daño a su salud. Todo este sentido de la superabundancia de gastos crea un sentido de repugnancia y disgusto en el espectador pero a la vez evoca lástima por esta persona que es una víctima de todo lo que acontece a su alrededor.

En fin, Duane Hanson refleja, a través de esta escultura, que nuestra sociedad está basada en una ilusión a la que todos queremos pertenecer. Al igual de que el consumo es algo innegable que no podemos prevenir, sin embargo sí podemos controlar nuestros gastos. Simplemente Hanson, a base de una sátira y critica, deja un mensaje a la sociedad e intenta cambiar la manera en que vemos las cosas. Él le da una voz individual a esta mujer. A pesar de que sus obras sin excluir “Supermarket Lady”, no son de carácter bello, sino grotescas o comunes, nos deja saber sobre la realidad de una sociedad en decadencia e intenta hacernos reflexionar sobre lo poco que se puede conseguir al intentar alcanzar un sueño difícil de concebir; el de la vida fácil basado en el consumo y perfección corporal. De igual forma, este sueño americano basado en apariencias solo marca un vacío interior seguido por la resignación y desolación al intentar aspirar a algo al que no pertenece. Sin embargo, a pesar de las inquietudes que suele ocasionar el extremo choque con la realidad que transfiere esta figura, deja de ser un sujeto anónimo y comienza a formar parte de nuestras vidas, rompiendo así, con la barrera del arte y la realidad.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s

Tag Cloud

%d bloggers like this: