El blog del curso Crítica de Arte II (UPRM)

Por: Lilliana Solares Mendoza

 

La educación artística debería ser inminente en todas las facilidades educativas existentes. El arte es una puerta que abre hacia un mundo de ideas infinitas y que el estudiante debería ser alentado a entrar en la misma. Cada niño y cada niña deben tener la oportunidad de desarrollarse en la creación manual. En el mundo del arte el estudiante se manifestaría en sus obras, aprendería la necesidad del análisis, observación, apreciación e interpretación  para poder crecer dentro de este ámbito.  Es así como podrá desarrollar un sentido intuitivo  para valorar el arte.

            Por esta razón debemos exhortar a las escuelas públicas, a que desarrollen este tipo de destreza. El arte es una destreza en la cual los niños crecerán intelectualmente a través de un acto agradable con la finalidad de ampliar su mente ante un mundo de posibilidades. Además aportaremos para que en estos niños nazca la curiosidad de la invención y contribuir en su futuro como trabajadores. Ahora bien, debemos concentrarnos en lo que realmente nos afecta directamente. En este caso daré énfasis a la educación artística en Puerto Rico, de la cual actualmente no es atendida con frecuencia.

            Como artista plástica me afecta directamente la situación de mi país y he tenido la experiencia de toparme con la mediocridad de varias instituciones. Son muchas las escuelas que no tienen maestros especializados en las Artes Visuales, y son muchos los maestros los que no valoran las mismas. Existen un sin número de educadores por certificación sin compromiso, ofreciendo cursos sobre la estética del ocio. Enseñando a los estudiantes a ser y hacer nada.

            No es casualidad que estas mismas instituciones no solo carecen del interés  por el arte, también son muy pobres en sus enseñanzas académicas corrientes. Actualmente, y de inmenso bochorno, el 91% de las escuelas públicas de Puerto Rico no cumplen con los estándares de calidad educativa establecidos. Según el periódico del país El Nuevo día publicado en noviembre del 2012, esto representa 9 de cada 10 escuelas las que no ejecutan las metas de aprovechamiento académico. El artículo de dicho periódico aclara, que de las 1,466 escuelas que existen en la isla, 1,321 no cumplen.

            Por otra parte, y la situación que realmente me interesa, ¿Como está el estatus artístico dentro de las escuelas? Salir a dar un recorrido por las mismas da mucho que decir. Apenas hay artistas educadores, escasean los maestros de música, los pintores, dibujantes, artistas industriales, los escultores, entre otros.  Estas son las escuelas públicas que pretenden educar al joven estudiante en la actualidad. No solo la falta de personal afecta gravemente, mas grave aun es que el personal no actúe sobre el estudiante. Dentro del salón de clases es donde se debe forjar el talento del niño o niña, pero al parecer no fue para esto que fueron contratados estos medios educadores.

            Hacen falta educadores que motiven a sus alumnos a participar y darse de lleno en actividades manuales. Sacar provecho de los materiales que tenemos a la mano, ya sean pigmentos, el lápiz, plastilina, revistas, periódicos, telas y en fin todo lo que se pueda utilizar para hacer una gran obra de arte, pero sobre todo que el estudiante se sienta cómodo y tentado por emplear los mismos. No debe haber excusa a la hora de trabajar. Cada educador según su profesión debe tener su currículo personalizado y actualizado. 

            El Departamento de Educación y su importancia de carácter docente sobre el país tiene sus muy buenas intenciones sobre implantar y planificar un currículo de Bellas Artes en las escuelas, pero a pesar de su ardua preparación muchos han hecho caso omiso a sus palabras. A pesar de la misión del Departamento de Educación, según la carta circular del año 2000, poder desarrollar al máximo la sensibilidad y el proceso creativo y artístico del estudiante, en su gran mayoría ha sido en vano. Las escuelas públicas de la isla se encuentran en decadencia artística y por esta razón existe una gran cantidad de estudiantes que no tienen la oportunidad de desarrollarse como artistas ya que en sus escuelas no hay compromiso con el arte.

            ¿A quien deberíamos darle el crédito por tal perdición?  Como en el hogar es el padre y la madre o tutor, en las escuelas son los maestros quienes enseñan.  Son ellos los encargados de lo que nuestros estudiantes aprenden durante horas de clase. ¿Estarán estos maestros realmente capacitados para cumplir con la metodología establecida por el Departamento de Educación y el currículo de Bellas Artes? Según la Capacitación y Certificación de Maestros de Bellas Artes  pareciera ser un cuento de hadas, donde el maestro es un personaje fantástico,  porque mirando la realidad, pocos de estos requisitos se reflejan. En las escuelas públicas abunda el educador dejado.  Una de estas formalidades dice: “Demuestra aprecio por lo ético y estético del quehacer artístico con un compromiso de por vida con las artes.” Evidentemente el compromiso tuvo corta vida.

            El Departamento de Educación debe poner fin a esta decepción escolar. Este conflicto debe tener una solución con prontitud. Los niños y jóvenes del país necesitan el impulso y las herramientas correctas o quizás nuevas estrategias para cultivarse con mejor desempeño en el ámbito artístico y para el buen mantenimiento de la educación. Comprometerse con actualizar el sistema educativo y junto con ellos las cualidades y requisitos de un futuro educador.  Mantener al tanto una comunicación e investigación constante con el docente y los estudiantes del mismo, midiendo el grado de adelanto de cada uno.

             Son los maestros los que deben comenzar por auto estudiarse y desarrollar un plan reciproco, de provecho tanto para él como para el estudiante. Debe exigirse como educador y como responsable de un futuro. Como lo hace el arte, de igual manera debe mantenerse al tanto con la actualidad artística, y así fomentar la originalidad y espontaneidad en los trabajos del estudiante. Sobre toda cualidad, el educador tiene como misión mantenerse a si mismo educado para no perder la energía. Interesarse cada día más por su pasión para no caer en la indiferencia. En fin, demostrar ser un verdadero artista. El artista que busca innovación,  pretende llegar muy lejos con su obra y el que no descansa hasta ver su producto completo. Así mismo debe ser el maestro con sus estudiantes, un artista con su obra bien acabada.  

            Es esta la única manera en que los estudiantes verán la enseñanza de otra perspectiva. Se verán motivados por sus maestros quiénes serán sus guías por este camino amplio de la educación.  Aceptaran las condiciones de estos y las aplicaran, consientes del provecho que el arte tiene para ellos. Además aflorará en los estudiantes el deseo genuino por recibir la educación, siempre y cuando que su educador este al pendiente del interés de estos niños y jóvenes. Es de esta manera el estudiante mostrara interés por el estudio, solo si percibe el interés de su guía educativo. Un maestro desanimado, eso mismo enseñara. Animémonos por educar y proyectar el fruto del arte en el futuro. Comencemos por forjar en nuestra persona la responsabilidad y el deber. Nosotros seremos los únicos responsables del estado del arte a través de los tiempos. 

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s

Tag Cloud

%d bloggers like this: